Capítulo 31 Viviendo mi sueño americano

Estábamos muertos de hambre y de cansancio, pero por fin habíamos llegado a la tan anhelada frontera de México con los Estados Unidos. El taxista que nos dejó allí dijo que tendríamos que pagar 3 pesos mexicanos para pasar el puente y que cuando llegáramos a la mitad ya estaríamos en nuestro destino. A esa hora nadie traía pesos mexicanos pues lo poco que teníamos lo gastamos antes de llegar allí. Alguien mencionó que cerca había una casa de cambio, pero yo dije que no me arriesgaría a ir a ningún lado, y menos a esa hora (como 6:30 am). Yo solo quería tocar suelo americano lo antes posible, había soñado con ese momento toda mi vida.
La gente no sabía ni qué hacer, no sé si eran los nervios o el cansancio pero ese momento se tornó un tanto confuso. Yo solo recuerdo que Manuel y yo empezamos a caminar de prisa para cruzar aquel puente rápido. El lugar donde cobraban los 3 pesos era como una taquilla donde pagas, empujas un brazo de hierro y sigues, como esos que uno ve en los baños públicos o las entradas de los metros. Yo tenía planeado dejar un dólar que traía pero para suerte nuestra no había nadie cobrando allí, así que cruzamos y a toda velocidad nos dirigimos hacia la parte americana. No sabía si estaba soñando a qué, pero mi corazón empezó a latir aceleradamente cuando vi un cartel enorme que decía WELCOME TO BROWNSVILLE, TEXAS. ¿Estaba en los Estados Unidos? ¿En serio? No paraba de preguntarme esto. Es que realmente no hay palabras para describir la sensación que uno experimenta al llegar a la tierra de la Libertad. No sabía si reír o llorar, eran muchos los sentimientos encontrados.
Mientras entraba al edificio de CPB (U.S Customs and Border Protection) mi mente se llenaba de incertidumbres con cosas como ¿Qué digo? ¿Pido asilo político o Ley de Ajuste Cubano? ¿Entrego mi pasaporte, o solo muestro mi carnet de identidad con la inscripción de nacimiento? (Había escuchado que si uno entregaba el pasaporte lo perdía pues nunca te lo devolvían y obviamente uno no quiere eso pues el pasaporte cubano es muy caro). Eran tantas cosas que a la verdad estaba muy nervioso, no quería bajo ningún concepto que una metida de pata (como decimos en Cuba) me fuera a mandar de cabeza para Sudamérica. Sabía que era difícil pero tenía que empezar a respirar hondo y calmarme, de lo contrario las cosas se podrían complicar.
Al entrar al majestuoso edificio de Inmigración y Protección Fronteriza, Manuel y yo nos pusimos en la cola que había para pasar el control de pasaportes. Al llegar nuestro turno le dijimos al oficial que nos atendió “Somos cubanos y solicitamos asilo político”. De inmediato nos apartó a un lado y luego nos mandó a un salón para ser procesados. Así sucesivamente todos los que venían detrás de nosotros los mandaban para el mismo salón de espera donde se harían los trámites correspondientes.
Poco a poco nos iban llamando para hacer el interrogatorio, íbamos de uno en uno. Ahí teníamos que explicar por qué pedíamos asilo político y como habíamos llegado hasta allí. Firmé un montón de papeles los cuales no te dan tiempo a leer y yo ni pregunté. Ya había visto a dos que pasaron delante de mí y por preguntar qué eran aquellos papeles los pusieron a un cuarto separado y los dejaron por horas allí para que los leyeran, así que yo solo firmaba y cero preguntas. Luego me tomaron las huellas dactilares, un par de fotos y me mandaron a esperar. No quiero mentir, el proceso es muy desagradable. Llegué un poco antes de las 7 am, me llamaron para el interrogatorio sobre la 1 pm y a las 8 pm aún estaba allí en aquel salón esperando.
Uno ve a los oficiales de inmigración haciendo de todo menos su trabajo. Se la pasan merodeando de un lado para otro, haciendo chistes, comiendo, o simplemente sentados con los pies para arriba mirando una que otra película en la computadora. A esa hora (ya tarde en la noche) algunos de los cubanos que estaban allí fueron a preguntar si había algún lugar donde comprar algo de comer o si teníamos que esperar mucho para que terminara el proceso pues no habíamos comido nada desde el día anterior (allí obviamente no había ni agua) y encima del hambre y la sed andábamos sumamente agotados. La respuesta de un par de oficiales mexicanos-americanos que trabajan allí fue: “Si no les gusta el trato, agarren la misma balsa con que vinieron y lárguense a Cuba, aquí no hay atención especial para los cubanos”.
Esa primera “impresión” de bienvenida que nos dieron los americanos nunca la he olvidado. Claro, luego me daría cuenta que todos son así, ya sea que entres por mar, aire o tierra. Los oficiales de inmigración de EEUU reciben un salariazo por estar comiendo de lo que pica el pollo en sus puestos de trabajo y encima se dan el lujo de maltratar a cuanto inmigrante llega a este país. Bueno eso será un asunto del cual quizás hable luego. El caso es que no fue nada agradable el trato que recibimos al llegar; y sinceramente sentía deseos de estar nuevamente en Perú. Por suerte cerca de la media noche de aquel 30 de marzo me entregaron mis papeles y oficialmente podía entrar al país con que tanto había soñado.
Manuel fue uno de los que se acercó y preguntó por comida o agua; y al parecer esto les incomodó a los oficiales y lo dejaron allí junto a otros dos. Yo quería quedarme hasta que le dieran sus papeles pero no me lo permitieron y uno de los guardias de seguridad me dijo que tenía que salir, o mejor dicho “entrar” a los Estados Unidos. Entonces no me quedó de otra que irme, pero un poco nervioso por no saber lo que me esperaba afuera, y también por no saber qué pasaría con mi compañero de viaje, ya que no tenía certeza de si lo dejarían allí por un par de días más o si quizás lo sacarían por algún otro lado. Al salir vi un parque y me senté en un murito que había allí justo al frente de la salida de Inmigración. Ahí me dispuse a esperar hasta que él saliera. Afortunadamente 4 horas más tarde le entregaron sus papeles y lo vi venir con una sonrisa de oreja a oreja.
Manuel y yo nos dimos un abrazo fuerte y lleno de emoción, y entre lágrimas dijimos “Lo logramos coño, lo logramos”. No fue fácil el camino, pero llegamos a la meta. Lo raro es que uno pasa tanto trabajo para llegar que cuando estás ahí no sabes si ya terminó la odisea, o si vas a despertar del sueño y te vas a ver aun cruzando alguna frontera o metido en un pantano con ranas saltando a los lados. Pero bueno gracias a Dios era realidad y finalmente estábamos en la tierra del Tío Sam.
A esa hora, casi amaneciendo tuvimos que empezar a buscar la forma de salir de allí. Alguien me había dicho ya que la Greyhound (una línea de buses) estaba a un par de cuadras así que caminamos hasta la terminal a ver cuánto costaban los pasajes. Yo quería ir para Miami, pero lamentablemente no tenía dinero y no quería llegar a casa de nadie a molestar. Por lo tanto, mi opción era ir para Nueva York donde vivía mi familia y quedarme ahí hasta que empezara a trabajar para independizarme. Al llegar a la terminal de buses preguntamos por el precio de los boletos, y aunque eran bastante económicos eran muchísimas horas en el camino. Ya llevábamos dos días de viaje desde Tapachula hasta Matamoros, no queríamos estar 3 o 4 días más de camino en buses. En lo que a mí respecta, tenía un cansancio tan horrible que lo único que el cuerpo me pedía era una cama urgente.
Manuel llamó a su familia y estos le dijeron que fuera para el aeropuerto más cercano y que les avisara para comprarle el pasaje. Yo por mi parte llamé a una tía mía en Nueva York y le dije la situación. Ella me dijo que no me preocupara y también me pidió ir al aeropuerto más cercano que ella me compraría el pasaje con su tarjeta de crédito, así que Manuel y yo inmediatamente nos fuimos a buscar un taxi que nos llevara. En ese momento nos encontramos con otros dos de los que llegaron con nosotros y también buscaban la manera de llegar al aeropuerto, así que entre los cuatros tomamos el mismo taxi y nos salió como 10 dólares por cada uno.
2013-03-13_BRO_Airport_CHOUY0011EUna vez en el aeropuerto yo reservé en el próximo vuelo a Nueva York y les di el número de mi tía para que se comunicaran con ella y tomaran el pago. Manuel por su parte hizo lo mismo. Por suerte coincidimos en el primer vuelo hasta Houston, y luego ambos tendríamos que tomar vuelos distintos. Es gracioso, pero me sentía un poco raro porque todos hablaban inglés, y esto me hizo recordar mis primeros días en Ucrania donde estaba como perdido sin entender nada de lo que la gente hablaba. Yo sabía inglés básico pero a los americanos no les entendía ni media palabra.
En Houston llegó el momento más difícil de esta travesía, separarme de mi compañero de viaje, Manuel. No sabía que sería de su vida de ahí en adelante y yo no sabía que sería de la mía, pero lo cierto es que no nos queríamos separar. Forjamos una amistad a prueba de balas, como esas de las que casi no existen. Cruzamos juntos toda América para llegar a la tierra de nuestros sueños, y creo que esta experiencia vivida nos hizo valorar al máximo nuestra amistad tan leal y sincera. Solo esperaba que algún día lo volviera a ver, y le deseaba la mejor de las suertes. Con lágrimas en los ojos y sin poder pronunciar palabra alguna nos dimos un abrazo y él procedió a abordar su avión a Miami; ciudad en la que reside hasta el día de hoy, viviendo a plenitud su sueño americano.

A mi llegada a Nueva York.

A mi llegada a Nueva York.

Mi vuelo salió un rato más tarde, y en tan solo un par de horas ya estaba en mi destino final, Nueva York. Allí me recibió mi familia y ya imaginarán ese recibimiento entre lágrimas y abrazos. Por un momento olvidé todo aquel cansancio que traía encima y disfruté ese reencuentro familiar que tanto ansiaba. Las preguntas curiosas no paraban, todos querían saber cómo había sido el camino y las cosas por las que había pasado. “Ya les contaré luego” es lo que les decía y entre una que otra carcajada llegamos a la casa.
Esa noche marcó el fin de una larga carrera hacia una meta que aunque parecía inalcanzable no lo era. Con tan solo 18 años me lancé a esta gran aventura de salir en busca de mi libertad. Dejé atrás a mi familia, mis amigos y lo poco que poseía; y con pasaporte en mano y una mochila llena de sueños me embarqué en una osada aventura que duraría más de cuatro años. Viaje a Ucrania con dos locos aventureros igual que yo, aunque poco después seguí solo mi camino ya que no tenía dinero para continuar. No conocía a nadie allá, no llevaba suficiente dinero y para colmo no hablaba el idioma, pero eso no me desanimó. Limpié pisos en supermercados, lavé platos en restaurantes, y hasta barrí vagones de trenes en ocasiones para poder pagar mi renta. Pasé noches de frio y de tristeza, donde extrañaba el abrazo de mi madre, o algo tan simple como su cafecito caliente cada mañana. A veces quería dejar todo y regresar, pero sabía que si lo hacía echaría a la basura todo el sacrificio que había hecho hasta el momento.
En Ucrania también conocí personas maravillosas, como mandadas por Dios, quienes a pesar de no hablar mi idioma me ayudaron, me guiaron y me dieron el ánimo que necesitaba para seguir adelante. Con la ayuda de algunos de ellos y de algún que otro familiar reuní el dinero que necesitaba para irme a los EEUU. Un plan que lamentablemente fracasó y en un abrir y cerrar de ojos estaba montado en un avión rumbo a Cuba y con una orden de deportación en manos. Esto no me detuvo y empecé a buscar nuevas vías de escape. Con la ayuda de una amiga regresé a Ucrania, pero no era en realidad lo que yo quería y sabía que de allí no llegaría jamás a los EEUU. Poco después encontré la forma de irme a Sudamérica vía Cuba, lo que a su vez me daría la cobertura de hacer un poco de dinero llevando algunas maletas de ropas para vender. La muerte de mi abuelita precipitó ese regreso a la isla.
Un mes más tarde me encontraba en otro avión rumbo a Perú, país me abrió sus puertas y me acogió como a uno más de sus hijos. Allí permanecí cerca de tres años y medios y tuve la oportunidad de llevar a mis padres para que pasaran unos días conmigo. Luego decidí arriesgarlo todo nuevamente y salir de mi zona de confort para tratar de alcanzar finalmente mi meta. Esos días antes de salir conocí a un amigo que se sumó a la aventura. Ambos cruzamos toda américa de sur a norte para hacer realidad nuestros sueños de vivir en una tierra de libertad, justicia, democracia e igualdad social.
Si, y aquí estaba yo ahora, disfrutando mi primera noche en Nueva York, pero consciente de que en ese momento empezaba una nueva vida para mí. Tendría nuevas oportunidades, nuevos amigos y nuevos retos que afrontar. No sabía cómo serían las cosas en lo adelante, pero lo que si sabía era que había venido luchar y ese era el comienzo. Me sentía muy orgulloso de mi mismo por haberlo logrado mis sueños; por haber llegado a la meta a pesar de haber tenido que recorrer el mundo para ello. Ese primer día en los Estados Unidos me sentí el héroe de mi propia historia.

Yo soy Un Cubano por el Mundo. Sí, un cubano como otro cualquiera que un día decidió dejar todo atrás e irse en un largo viaje al exilio para hacer realidad sus sueños de vivir en libertad; y hoy puedo decir con satisfaccion plena y con la frente en alto que estoy viviendo mi sueño americano. Que mi historia, que es la historia de muchos cubanos, les sirva de inspiración para dejar su zona de confort y a salir en busca de sus propios sueños.

A mis hermanos cubanos, sí, a todos aquellos que aún esperan su oportunidad en nuestra isla les deseo la mejor de las suertes, y quiero que sepan a través de esta historia que no están solos ni son los únicos. Somos muchos los cubanos que estamos regados por todas partes del mundo luchando y trabajando duro para sembrarnos un futuro mejor. Algunos ya asentados, otros aun en el camino, pero todos unidos en la misma causa, añorando nuestra Patria cada vez más y deseando que un día nuestra Cuba sea libre….

                                                                                                           Un Cubano por el Mundo | Fin

En Cusco, Perú. Agosto 2014

En Cusco, Perú. Agosto 2014

Copyright © 2015 Rodolfo Paneque
Anuncios

Acerca de Un Cubano por el Mundo

Soy Rodolfo Paneque, un cubano como otro cualquiera haciendo realidad mis sueños de vivir en libertad y viajar por el mundo. Mi pasión por los viajes me llevo a estudiar una licenciatura en Hotelería y Turismo, y de esa manera me he realizado como profesional en el este fascinante mundo al que me he dedicado. Me encanta compartir mis experiencias con amigos y familia y así estimularlos a que viajen también y se vayan a descubrir las maravillas que hay regadas en mundo. Les invito a todos a seguir mi blog y también a seguirme en las redes sociales. Si eres de los míos ¡bienvenido a bordo!
Esta entrada fue publicada en Capítulos 20 - final, Lee mi historia: y etiquetada , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

35 respuestas a Capítulo 31 Viviendo mi sueño americano

  1. Mirta Zubizarreta dijo:

    Muy linda tu historia!!! fascinante tu aventura que te llevo a realizar u sueño la he disfrutado mucho gracias por escribirla y compartirla!!! muchas gracias!!!!

    Me gusta

  2. me gusto amigo, ya ves llegastes hicistes tu nueva vida y has podido despues viajar y aun te quedan sueños por realizar que yo se se te haran realidad, besos grandes mai

    Me gusta

  3. Rosa dijo:

    QUE BUENO QUE TERMINASTES TU HISTORIA MUY BIEN NARADA YA TEDIJE QUE CAMBIES LA PROFECION YO SE QUE ESTU REALIDAD PERO PUEDES ESCRIBIR LAS REALIDADES DE OTROS UN ABRASO SALUDO A TUS PADRES

    Me gusta

  4. Francisco dijo:

    Wow, que historia. Gracias por compartirla, personalmente me ayudó a darme cuenta que es posible lograrlo. Saludos

    Me gusta

  5. Nelson dijo:

    Solo una palabra: Bravoooo!!!

    Me gusta

  6. Johanna dijo:

    Excelente historia, gracias por compartirla.

    Me gusta

  7. Melba dijo:

    Felicitaciones por tener el privilegio y la voluntad de luchar y realizar tus suenos!!!!!

    Me gusta

  8. anne lawless dijo:

    Me ha sacado las lagrimas esta historia, porque yo pase por eso tambien, me veo reflejada en tus historias, lo mas triste de toda la historia es ver que somos muchos luchando y arriesgando nuestras vidas por el mismo sueño, tantas personas que dejamos atras, tantas lagrimas derramamos, tantos abrazos de despedida, tantas veces pense flaquear, tantos momentos en los que soñaba estar en mi antigua cama, tranquila, sin preocupaciones, pero luchaba por mi sueño, y cada meta que alcanzaba me hacia aun mas fuerte, cada dia valoro mas estar en este pais, porque luche por ello, y lo voy a aprovechar, aveces me acuesto y pienso que es un sueño y que pronto voy a despertar, pero no es asi, el sueño al fin se hizo realidad, no tengan miedo cubanos, es dificil, es duro, los que se quedan atras no se imaginan lo duro que es, pero vale la pena luchar por nuestros sueños, la satisfaccion de conseguirlos es inmensa, hay muchos cubanos con historias como estas, todos deberiamos unirnos en un libro para que el mundo sepa nuestra verdad

    Me gusta

    • Alejandro dijo:

      Un día estando en Cuba y por pura casualidad de la vida lei uno de los primeros capitulos de esta historia y me sentí como Rodo sin saber que unos meses más tardes, no se si por cuestiones del destino me vería en casi las mismas situaciones, tampoco imaginé llegar a intercambiar ideas con el creador de este blog, hoy que al fin estoy en la tierra prometida, miro hacia atrás y me doy cuenta que haberme tropezado con este blog de pura casualidad encenderia la chispa de mi carrera por la libertad, a veces arriesgamos tanto nuestras vidas sin saber lo que nos deparará el futuro en busca de mejorar y ser libres, por eso no nos debemos rendir ante nada ni nadie, algún día en un futuro no muy lejano nos daremos cuenta que el sacrificio no ha sido en vano. VIVA CUBA LIBRE!

      Me gusta

  9. graciela dijo:

    Hermosa historia me encantó valió la pena la espera felicidades por tu valentía gracias por compartirla rodo te admiro bastante 🙂

    Me gusta

  10. Javi dijo:

    Rodo,me encanto la historia ,cuando la comence a leer estaba en Ecuador con una idea en la mente,hoy la termino en Miami,con esa idea cumplida,te confieso que me hizo llorar mucho,pensando tambien todo lo que tuve que pasar para llegar aqui,gracias por compartir tu historia,en cierto momento me lleno de mucha valentia para dar ese primer paso hacia aca.Un abrazo,ojala cada cubano en esa gran isla pueda lograr su gran sueno,sea alli o aca.

    Me gusta

  11. miladys dijo:

    NINO MARAVILLOSA TU HISTORIA ‘ERES MUY VALIENTE ‘Y SE QUE NO ES FACIL ESTAR ALLI PORQUE ‘PARA EMPEZAR DE CERO ‘PERO TODO POR NUEVOS HORIZONTES’LEI TODAS LAS HISTORIA ‘AHORA ESPERO QUE SAQUES EL LIBRO ”SEGURO QUE COMPRO MAS DE UNO PARA CUANDO VALLA A LA TIERRA DE NOSOTROS DARLE ESA BELLA HISTORIA QUE ENSENA MUCHO ‘A COMO HABRISE CAMINO EN LA VIDA’TE DESEO LO MEJOR Y QUE LOGRES BUENAS COSAS EN TU VIDA ALLI’UNA ADMIRADORA DE TODO CORAZON”‘YO VIVO AHORA EN MONTREAL”PERO APENAS SAQUES EL LIBRO ME AVISAS PARA ENCARGARLO CON MIS AMISTADES EN MIAMI” SUERTE AMIGO CUBANO”MILADYS”

    Me gusta

  12. Hace poquito que lo terminamos de leer! Al fin llegó el último capítulo. Nos hiciste esperar jajaa. Qué historia amigo. Esto pide libro!! Te atrapa desde el principio hasta el final. Sos todo un ejemplo de perseverancia y lucha por tus sueños!!. Te mandamos un abrazo y todo nuestro apoyo, siempre.

    Ali y Uli.

    Me gusta

  13. Sara Maria dijo:

    Tienes que hacer un libro, o una película. No pude parar de leer tu historia y sentí que vivía cada parte de ella. Soy peruana, y me conmovió muchísimo toda tu experiencia en Perú. Te deseo muchos éxitos en tu vida!

    Me gusta

  14. Lidia dijo:

    Hola,ayer descubri tu blog y me lei toda tu historia, realmente es de admirar la lucha k librastes para cumplir tu sueño , sidndo apenas un niño. Te felicito y me gustaria preguntarte si basado en tu experiencia. Crees k un cubano de visita en moscu pueda tomar un vuelo a Ecuador con escala en Nuev York y ali pedir acilo?

    Me gusta

    • Hola Lidia, muchas gracias por tus palabras, lo aprecio mucho!
      Con respecto a tu pregunta te digo que no es posible. Para viajar a traves de los EEUU hay que tener una visa, ya que al llegar a suelo americano hay que pasar por Migraciones y Aduanas y luego dirigirte a tu proximo vuelo. Yo te recomendaria que pidiera una visa de transito por Mexico como que va para Ecuador, y en Mexico es igual que en EEUU es obligatorio salir del area neutra y pasar Migraciones, asi que ahi puede aprovechar de irse del aeropuerto.
      Bueno mucha suerte en lo que hagas!
      Saludos!

      Me gusta

  15. Drasena dijo:

    Me bonita y emocionante tu historia. Si, todos los cubanos pasamos por esas sensaciones de miedo, emociones cuando llegas acá, sea desde el aeropuerto o por Mexico. Siempre estas con el miedo a ser negado y no poder entrar. Yo estuve reticente por muchos anos en decidir quedar, vivia en espana. Ahora a que estoy en mi proceso puedo decir que realmente es mas lo que se idealiza que lo que es, pero siempre es bueno tener una buena experiencia de vida. Y me siento afortunada por poder tener la posibilidad de estar acá.

    @Lidia: Como dice Rodolfo, necesitaras una visa para pasar por acá, pero un dato que doy, es que cubanos con segunda nacionalidad están haciendo el tramite de asilo una vez que llegar al aeropuerto, digamos lo mismo que haces en Mexico pero desde el aeropuerto, al menos en la Florida, en otros estados no se como sera, se que hay algunos que no están habituados a esto y te hacen mas incomoda la entrada aunque sea como turistas porque te llenan de preguntas. Florida es muy fácil, es como llegar a casa, solo preguntan lo justo y necesario y te dan la bienvenida.

    Me gusta

  16. daniel dijo:

    Hola hermano pues si soy cubano tambien y voy en busca de mi sueno pues mas claro no esta y es que cuando todos te dicen no cuando todas las puertas se cierran biene la esperanza y te susurra al oido UN INTENTO MAS muchas gracias por tus palabras y espero mas adelante poder compartir este mismo sueno saludos

    Me gusta

    • Que bueno escuchar eso Daniel! La esperanza dicen que es lo ultimo que se pierde, pero yo digo que siempre hay esperanza y siempre hay un motivo por el cual seguir luchando. Muchos exitos para ti, y espero que luego compartas tu historia con nosotros. Un abrazo.

      Me gusta

  17. Marlen dijo:

    Con frecuencia busco informaciones sobre Cuba en internet. En una de estas ocasiones y por pura casualidad apareció ante mis ojos la frase: “Un cubano por el mundo”. Me llamó la atención el titulo ya que en algunas ocasiones, cuando me encuentro sóla y miro hacia atrás y recuerdo a mi linda Cuba, entre las cosas que pienso es,en la cantidad de cubanos que andamos “regados” por el mundo, y entiendase ésto en el mejor sentido. Somos personas que hemos salido de cuba por razones y medios diferentes pero quizás todos con sueños similares. Es historia conmoverdora! Me reí, lloré y viví cada paisaje, cada hecho narrado. Es una etapa que requiere de la persona tenacidad y valentía; no créó que sólo un sueño pueda lograrse sin contar con tan excelentes cualidades humanas. Eres un buen amigo de tus amigos! Te admiro “cubanito”. Me sentí familiarizada con tu forma de escribir y viajé contigo cada lugar visitado. Creo que la suerte te acompaña desde que naciste porque realmente lo que viviste y cuentas, exceptuando tus momentos felicez, fué terrible; y sin embargo lo superaste.Te deseo muchos éxitos! Un saludo muy cubano. Marlen

    Me gusta

  18. Paloma dijo:

    Qué historia! Me he leído todos los capítulos prácticamente de un tirón… Me emocionó tu relato, sufrí leyendo las cosas que has tenido que pasar, y me alegra que estés rehaciendo tu vida en otro lado! Muchos éxitos en tu vida, y en todo lo que emprendas!! Saludos de Argentina.

    Me gusta

  19. Joel Moreno dijo:

    He leído cada capítulo de tu historia en una sola pasada, por lo interesante y por lo mucho que me identifico con lo que has vivido. Soy cubano y vivo en Peru hace 16 años. Llegué con la idea de irme para los Estados Unidos pero terminé viviendo en este maravilloso país. Te envío un fuerte abrazo.

    Me gusta

  20. mario dijo:

    hola amigo que historia la tuya tan agridulce pero gracias a dios con un final feliz me imagino que parecida a la de muchos hermanos cubanos donde algunos no corrieron con la misma suerte (por llamarlo de algun modo)felicidades y creeme he tenido la suerte de viajar y me identifico contigo ante el maltrato que nos dan a los cubanos aveces porque nosotros mismo tenemos la culpa por nuestro comportamiento iracional y otras veces creo porque se sienten algunas persona de otra nacionalidad fustradas con relacion al tema de imigracion ante las posibilidades que nos brinda ese pais llamado EE.UU,,,Felicidades disfruta tu nueva vida y ojala un dia todos podamos reir y saborear en nuestro pais las mieles de la libertad,,,de nuevo muchas Felicidades por tu historia

    Me gusta

  21. daniel85 dijo:

    Rodo no sabes lo inspirador que me resultó tu historia. De verdad que hay que tener valor para emigrar a un país del cual no conoces nada y el idioma es muy difícil como Ucrania… y luego todo lo demás. Nada, agradecido de que compartieras tu historia y motivado a hacer lo mismo que tú en cuanto tenga los $ 2000.00 necesarios para salir por Ecuador o el que esté en el boom en ese momento. Sl2 desde Cuba…

    Me gusta

    • Que bueno escuchar eso Daniel, me alegra que te haya inspirado esta historia que no solo es mia sino la historia de muchos cubanos que nos lanzamos a esta gran aventura con el objetivo de llegar a la tierra de la libertad. Un abrazo para ti y mucha suerte, espero pronto estes por aca!

      Me gusta

  22. Darcy dijo:

    Eres un cubano de admirar, por tu valentia pero una de las Cosas que mas me llamo la atencion que como amigo eres los maximo. Lo demostraste y eso tiene mucho Valor en la vida. Te deseo lo mejor y no dejes de escribir, me gustaria seguir tus historias porque seran Muchas.

    Me gusta

  23. Erik Cuba dijo:

    Hola amigo un saludo desde Cape Town Sudafrica…sabes ayer me deprimi mucho tengo 10 años de no ver a mi familia en Cuba yo tambien pase mucho desde los 18 años matrimonios arreglados con mexicanas deportacion a cuba 2 veces desde mexico en fin una odicea peor que la tuya el tener un fisico dicen que bonito lol me trajo muchos problemas celos y demas pero no me arrepiento al final del camino soy feliz aa en el miami de africa tranquilo y en libertad que es lo importante..me gusto mycho tu historia auque no pase mucho de lo que te paso si me duele que luchemos por nuestro sueño fuera de nuestra bella CUBA por pensar diferente y arriesgar todo hasta nuestro pudor por tener un poco de libertad..me pregunto cuantos cubanos estan juntos casi obligados con extrangeros que no les gusta por tener un sueño diferente eso es duro tambien y se de muchos que sufren en silencio por poder ayudar a su familia y un dia poder llegar a tu sueño rodolfo..cuidate y pa lante no hay de otra..Saludos

    Me gusta

  24. negritaone dijo:

    Maravillosa tu historia. La historia de muchos q han decidido buscar la libertad y seguir sus sueños. Gracias por compartir tus experiencias. Demuestras q cuando se quiere se puede, que no hay imposibles, q la esperanza es lo último q se pierde.

    Me gusta

  25. Una historia sencillamente maravillosa. Muestra de la enteresa, la fuerza y el valor de los cubanos cuando nos proponemos alcanzar las metas de nuestra vida. Felicidades y en hora buena por compartirla con nosotros. Aunque aun en cuba, tambien tengo el gran sueño de ser otro “Cubano por el mundo” y lograr tener una historia que contar sobre mis andares por otras tierras de nuestro planeta.

    Me gusta

    • Hola Yoandrys, muchisimas gracias por tu comentario y por leer la historia que cuento en este blog. Como yo hay muchos cubanos por el mundo, asi que animo, tu seras el proximo! Nunca es tarde si la dicha es buena… Muchos exitos y suerte para ti! Saludos!!!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s