Capítulo 19 La vida te da sorpresas

La vida nos juega una mala pasada a todos de vez en cuando. Pero como me dijo un amigo un día en uno de sus comentarios mientras leía mi blog “Si no fuera por esos momentos de lucha, de hambre, de traición, y de empeño, ¿que sería la vida? A veces necesitamos probar lo amargo del fracaso para reconocer la dulzura en la victoria.” Y no es menos cierto. Aquí estaba yo nuevamente en Cuba, atado de pies y manos por no tener un solo peso en el bolsillo, y sin la más mínima esperanza de volver a salir de aquella cárcel infernal. A la verdad estaba muy triste y frustrado.

No tenía opción, debía seguir luchando y esperar que se diera una nueva oportunidad. Mientras tanto me resignaría a seguir mi vida normal ya que volver a reunir aquella cantidad de dinero para salir lo veía como imposible. Ahora, esta es la situación; en Cuba uno no puede estar sin hacer nada, de lo contrario, ya saben, enseguida te investigan y vas preso, tienes que supuestamente estar haciendo algo útil a la sociedad. Por lo tanto pensé que mi mejor opción sería irme a estudiar una carrera, si no en la universidad por lo menos en algún instituto técnico. Antes de salir a Ucrania, yo había estado estudiando Contabilidad y Finanzas en un instituto local, pero lo dejé a mediados del segundo año cuando se me presentó la oportunidad de salir del país. Así que con mi padre (pues aun yo era menor de edad) fuimos al Ministerio de Educación y solicitamos la readmisión en el instituto para empezar en septiembre.

En Cuba la educación es para los revolucionarios

El representante que nos atendió dijo que iba a mandar una nota al director del centro para que me admitieran, y nos dijo que esperáramos una semana. Cuando fui al instituto me hicieron una serie de preguntas un poco incomodas, pero traté de responder acertadamente con mucha calma y cautela respecto a lo que decía. La directora del centro educativo me dijo que yo no cumplía con los requisitos para entrar; y sin pelos en la lengua me dijo sus razones. Mis padres eran religiosos y no hacían ningún aporte a la revolución cubana; y segundo, a sus oídos había llegado la noticia que yo había salido del país y que ese fue el motivo de mi ausencia el semestre anterior, por lo tanto que “los yanquis” me proveyeran la educación que yo quería.

Ahí sí que me quedé mudo. Desgraciadamente en el comunismo, la palabra de un revolucionario (comúnmente llamado “come candela”) vale más que cualquier cosa, y la respetan. Según ella, esa plaza mía sería concedida a alguien que si lo merecía, alguien que aportara a su país, alguien cuya ideología era la que estaba permitida en los reglamentos del centro. Por último concluyó que esas instituciones educativas estaban disponible solamente para este perfil de alumno revolucionario. Me dieron ganas de mandarla a volar, pero no lo hice. Mi orgullo pudo más que yo y le dije “Usted tiene razón, me haré profesional entonces el día que logre largarme de este país”. En Cuba no existe la educación privada, todo es del gobierno y obviamente es usada como arma para adoctrinar a las nuevas generaciones, por lo tanto no tenía a donde más recurrir. Así que nos retiramos a casa y al menos teníamos una prueba de haberlo intentado en caso me investigaran; yo quise estudiar pero no me aceptaron.

Empecé a buscar trabajo, pero lo más que conseguí fue archivando papeles en un policlínico de la zona por alrededor de 5 dólares al mes. Con eso no solo me iba a morir del hambre sino que jamás saldría del país a ese paso, por lo tanto tuve que volver a las calles al comercio ilegal. Como no tenía mucho dinero para invertir en algún negocio grande, se me ocurrió hacer algún tipo de dulces para vender. Sabía que me iba a dar pena venderlo en la calle, pero más pena me daba trabajar por 5 dólares. Y a la verdad es que en Cuba tú puedes ver hasta médicos manejando taxis, porque el salario no les alcanza. Entonces ¿Por qué tendría yo que tener pena a vender algo? Pues nada, inmediatamente contacté a  Yovanys, un amigo mío que me enseñó cómo hacer los dulces y estuvimos una noche entera en su casa preparando la masa y horneando hasta que me salieron bien. Y luego en vez de venderlos yo, me busque un vendedor.

El tipo de dulce que hacía en Cuba se le decía “rosquita”, que en otros países se le conoce como donuts. Fue tal el éxito que a la segunda semana ya tenía 2 personas vendiendo los dulces y tuve que buscar a alguien que me ayudara. Pasé de hacer 60 a 70 por día, a casi 500 diarios. Aunque si lo piensan, se ve como mucho pero en realidad no era tanto. Digamos que sacaba limpio como 100 pesos que eran como 4 dólares; lo bueno que no era mensual, sino diario. Claro, a ese paso ya imaginarán cuanto me iba a demorar en reunir 2000 para volverme a ir. Pero no podía pensar eso en aquel momento, debía concentrarme en volver a salir adelante.

Las salas de navegación (Intranet) seguían sirviendo al público cubano, así que siempre usaba esa vía para comunicarme con los amigos que dejé en Ucrania y siempre les mantenía al tanto de mi situación en Cuba. Para sorpresa mía, un día de septiembre llego al correo y cuando abro la bandeja de entrada en uno de los emails  el asunto decía “Empaca y vuela pal aeropuerto”, y yo me quedé pálido como un papel. ¿Qué significaba aquello, una broma? ¿De quién? Bueno no sé si recordaran esto, pero cuando yo salí de Ucrania lo hice con una residencia que conseguí a través de un amigo. Yo no sabía si ese permiso de residencia era válido para volver, pero de todos modos no sabía si iba a regresar o no, así que ni me dio por averiguar, aunque se lo comenté a una amiga. Ya imaginan lo que pasó ¿no? Pues sí, ella averiguó en Migraciones y todo estaba en regla. Así que como sabía que yo no tenía dinero me había comprado el boleto para que yo regresara a la semana siguiente.

Vaya sorpresa, no sabía que iba a hacer ni cómo reaccionar. Yo ya estaba acostumbrándome a la idea de que me quedaría un buen tiempo y de pronto ¿un boleto? Ni siquiera le respondí el correo y salí a respirar un poco de aire fresco, no lo podía creer. Lo primero que hice fue irme directo a la oficina de Inmigración y pregunté cómo sería el trámite para salir en mi caso que tenía residencia en otro país. Me pidieron el pasaporte y me dijeron que no necesitaba nada, solo pagar los 150 dólares del permiso de salida y listo. Yo estaba que parecía que caminaba por las nubes. No sé si era la emoción, la noticia inesperada, o que se yo, pero andaba como ido. Regresé al correo y le agradecí a mi amiga, pero le dije que aquello era algo loco, que no debió hacerlo. Para serles sincero, después del trabajo que pasé en Ucrania no estaba tan seguro de querer regresar precisamente allá, quizás estaba nervioso porque no me lo esperaba, pero no puedo negar que me daba cierto temor.

Una semana más tarde, estaba yo chequeando nuevamente en los mostradores del aeropuerto Internacional de La Habana, solo que estaba vez viajaría a Kiev por Aeroflot a través de Moscú. ¡Que nervios! Estaba dejando todo atrás de un día para otro para lanzarme a una nueva aventura. Todo muy lindo, pero ¿qué haría al llegar a Kiev? ¿Qué diría el llegar al aeropuerto? ¿Dónde iba a vivir? ¿Cómo haría para conseguir trabajo? No sé por qué, pero me costaba salir de mi zona de confort. En otro momento no me hubiese importado, ya saben cómo soy de aventurero, pero sabiendo lo que me esperaba… a la verdad me mataba la incertidumbre de si estaba haciendo lo correcto o no. Pero nada, de valiente estaba yo sentado nuevamente en un avión inmenso rumbo a tierras extranjeras. ¡Tantos recuerdos invadían mi mente! No sabía lo que pasaría después, pero allí estaba yo de nuevo, dispuesto a luchar.

 Continuará….

Ir al —–> Capítulo 20

Copyright © 2014 Rodolfo Paneque
Anuncios

Acerca de Un Cubano por el Mundo

Soy Rodolfo Paneque, un cubano como otro cualquiera haciendo realidad mis sueños de vivir en libertad y viajar por el mundo. Mi pasión por los viajes me llevo a estudiar una licenciatura en Hotelería y Turismo, y de esa manera me he realizado como profesional en el este fascinante mundo al que me he dedicado. Me encanta compartir mis experiencias con amigos y familia y así estimularlos a que viajen también y se vayan a descubrir las maravillas que hay regadas en mundo. Les invito a todos a seguir mi blog y también a seguirme en las redes sociales. Si eres de los míos ¡bienvenido a bordo!
Esta entrada fue publicada en Capítulos 10 - 19, Lee mi historia: y etiquetada , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

37 respuestas a Capítulo 19 La vida te da sorpresas

  1. Carmen Luisa Arregui dijo:

    Que bueno empezó la historia me pareció corto el capitulo necesitamos mas jaja
    Está ves fue mas facil me ha gustado. Un abrazo

    Le gusta a 1 persona

  2. Felisa dijo:

    Hasta q al fin reanudas tu historia. Por favor no dejes de seguir escribiendo. Estoy segura q muchos se sentirán identificados

    Le gusta a 1 persona

    • Muchas gracias Felisa! Si, por fin continuo la historia jeje. Y pues de hecho pienso que si hay muchos cubanos regados por ahi que se identifican con esta historia. Ojala y este blog les pueda ayudar a aninmarse para que sigan adelante! Gracias por comentar y por todavia estar aqui siguiendo la historia!

      Me gusta

  3. Zidgarth dijo:

    Muy buen comienzo Rodo…. cada vez que leo tu blog es como estar yo mismo viviendolas, haces volar mi imaginación que hasta senti el frio de Ucrania ;-)…. un abrazo y a la espera de que escribas más… ahhhh me olvidaba a ver si compartes la receta de las rosquitas…. yo por mi lado te enseñare a hacer picarones del Perú….

    Le gusta a 1 persona

    • Gracias hermano mio! Gracias por vivir esta historia y ese es el objetivo, transportarlos conmigo en todas estas aventuras por el mundo mientras persigo mis suenos! La receta de las rosquitas claro que la compartire jejeje te dejare saber! Pero prometeme que si publicas la de los picarones que tanto me gustan y extrano!!!! jajaja Un abrazo fuerte!

      Me gusta

  4. Es que esto es adictivo! Que bueno que ya tenemos el empezar de la nueva aventura.

    Le gusta a 1 persona

  5. jack dijo:

    donde esta mi parte 20????? hhahahahaha

    Le gusta a 1 persona

  6. Maxi dijo:

    Gracias por continuar tu historia la verdad me tenías en ascuas. Te cuento que muchos inmigrantes latinos nos sentimos identificados con tu historia porque de una manera u otra hemos vivido similares visisitudes al tomar la decisión de irnos en busca de otros rumbos o un nuevo empezar.

    Le gusta a 1 persona

    • Si Maxi, se que hay muchisimos identificados. Todos siempre luchando por un mejor futuro y por alcanzar nuestros suenos! Pero sea cual sea la meta, lo importante es llegar a ella, y eso es lo que queiro transmitir a traves de este blog! Gracias por seguirme leyendo, sabes que lo aprecio mucho, un abrazo!!

      Me gusta

  7. Teresa dijo:

    Magnifico..ya esperaba tus historias interesantes querido ..la 20 pronto!!

    Le gusta a 1 persona

  8. Rosa Gonzalez dijo:

    AL FIN! YA ERA HORA TE QUEDO MUY BIEN Y MUCHAS GRACIAS POR MENCIONAR A TU AMIGO YOVANYS, SIGUE ESCRIBIENDO QUE CREO QUE TU TE EQUIVOCASTES DE PROFESION!!! UN ABRAZO

    Le gusta a 1 persona

    • Rosita, Yovanys es mi hermano siempre donde quiera que este! Me ayudo mucho y ya ves a pesar de haber pasado tantos anos seguimos siendo los mismos amigos y hermanos de siempre!!! Tu hijo es lo mas bueno que hay sobre esta tierra! Un abrazo!

      Me gusta

  9. yuri dijo:

    Hola. Ja me preguntaba yo por que no te regresaste si saliste con recidencia de ucrania. Pero esperaba para leer mas y todavia sigo esperando jejeje . Terminalo hombrecito valiente. Que malo no saber si lo hubiera sabido te regresas el mismo vuelo el dia que llegaste. Ajajaja la vida no es nada facil.

    Le gusta a 1 persona

  10. Olga dijo:

    Hola Rodo!. Gracias por compartir. Que buena suerte!!!. Aquí espero la continuación!!!!!.

    Le gusta a 1 persona

  11. Anonimo dijo:

    Vaya Rodo ke bueno está tu blog… Hay muchas cosas que no sabía pues ya sabes era pequeño e inocente jaja. Hoy mismo me descargo los demás capitulos para poder leerlos con calma.. Espero el 20 para saber más de tí y de tus avenuras… Saludos Coco

    Le gusta a 1 persona

    • Si, ya ves, hay muchas cosas que no sabias, solo mami y papi supieron pues tu eras un nino cuando yo me fui! Pero quiero que sepas que te quiero con todo mi corazon y siempre he estado al pendiente de ti. Si me fui no fue solo por mi, fue por ustedes tambien para que pudieran disfrutar de una mejor vida. Te quiero siempre, un abrazote.

      Me gusta

  12. gabrielvivas dijo:

    Que bella sorpresa Rodolfo! De verdad la fe, la esperanza lo pueden todo! Yo pienso que tu regreso a Cuba fue más por el descontrol del momento que otra cosa. Aquella residencia, salió legal, imagínate!

    Le gusta a 1 persona

    • Gracias Gabo, mira que si, como la residencia salio legal pues me abrio las puertas para poder salir nuevamente y sin problemas! El fallo posiblemente fue el descontrol y la falta de experiencia, pero bueno uno tiene que caer para poder levantarse no? jejeje. Gracias por comentar hermanito, sabes que lo aprecio! Un abrazo!

      Me gusta

  13. wow!! en verdad me estaba encaramelando con las rosquitas y le diste ese vuelco total a la historia jaja !!! es de película la verdad 😀 siguiendo fiel tu historia a pesar del cansancio del trabajo, saludos

    Le gusta a 1 persona

  14. Roger dijo:

    ¡Uaoh, pasiero! Qué afortunado fuiste y qué bien que te decidiste arriesgar… Esperaré el siguiente capítulo. 🙂

    Le gusta a 1 persona

  15. Yami dijo:

    Ro querido, qué bueno que volviste a contar esta historia tan interesante porque somos muuuuuchos los que te seguimos ja,ja,ja. Me alegra muchísimo ver que no fue mucho el tiempo que tuviste que pasar para de nuevo para ver la luz al final del túnel.
    De nuevo empezó tu aventura por el mundo, ¡es increíble las sorpresas que te da la vida, cuando menos te los esperas hay llega tu suerte!
    Besitos grandes, muaaa.

    Le gusta a 1 persona

  16. Johanna dijo:

    Excelentisimante buen comienzo de la segunda parte…. esperando con ansias el proximo capitulo…..

    Le gusta a 1 persona

  17. Chabela dijo:

    Siempre digo que el que siembra cosecha disculpa el dicho pero creo que es asi ,ya ves por donde uno pasa .Hay sigo leyendo tu historia la cual veo que es tu propia realidad y eso es lo que mas me gusta no historias de ficcion .Se nota que eres una persona de buenos sentimiento bendiciones

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s